Ducati Multistrada 620, la hermana menor.

Bueno, pues hoy he probado la segunda candidata seria a ser mi moto. Iba dispuesto a bajarme de ella y darle la señal al dueño, pero después de probarla… me lo tengo que pensar más… estoy hecho un lío y no sé que hacer.

La moto es una maravilla. Tiene unos acabados que a mí me convencen, una estética muy particular que a mí me encanta y unos colores (amarillo con chasis negro) que me parecen muy adecuados a su descarada personalidad.

El cuadro de relojes me parece algo escaso, aunque en realidad tiene todo lo necesario, incluida temperatura del motor en grados centígrados y en digital. Por ejemplo, en la prueba de hoy, el motor no ha pasado (que yo me haya dado cuenta) de 93ºC.

El arranque es curioso: se le da al contacto, la moto hace un autochequeo, y para arrancar, pulsas sin mantener (como si fuera una tecla del ordenador), y la moto se encarga de arrancar sola. Mola. El sonido es especial. Se nota que es una Ducati solo con oirla, aunque también tengo que decir que he oído Ducatis más especiales. Es como si lo hubieran “domesticado” un poco. Pero sigue siendo bonito.

Me subo, y adelante. El asiento es extraño, aunque en sentido positivo. Es como si llevaras dos asientos en uno: si te sientas adelantado, es hiperestrecho, permitiendo unos movimientos fáciles y rápidos sobre la moto (aunque yo no me mueva mucho sobre el asiento), y si te sientas más retrasado, te encuentras un ancho y cómodo asiento, que además, al llevar el del pasajero sobreelevado, en dos niveles, dispone de un tope que también aporta comodidad. El de la Strom era más ancho y mullido. En la prueba que le he hecho (algo más de media hora) lo he sentido confortable, aunque no sé como resultará para viajes largos. Supongo que no será incómodo.

Salgo fuera del conce, se sube Joia y emprendemos la marcha. La moto es estrecha… estrechísima. Se siente muy ágil. La postura de conducción es cómoda, parecida a la de la Strom, aunque carga un poco más el peso delante, sobre las muñecas, pero poco, porque la Strom también lo hacía. Repito, es una postura cómoda, y cuanto más acostumbrado se esté a ella, más cómoda será.

Una gran diferencia con respecto a la Strom es que en la Multistrada “no llevas nada delante”. Me explico: la Strom tiene un gran carenado, que proporciona una excelente protección aerodinámica, y que se lleva delante, junto con los relojes cuando vas sobre ella. En ese aspecto me recordó a la Kawa Tengaï de un amigo (hace años), porque se veían las horquillas y el asfalto entre el carenado y el depósito. En la Multistrada, el carenado es mucho más pequeño y estrecho, con lo que al menos yo (con mi altura) he tenido la sensación de ir sobre él, y no detrás de él. Mi visión sobre el asfalto más inmediato era total, y eso tiene sus pros y sus contras, como todo. Los pros son básicamente que la conducción parece más “directa”, que estás más cerca de la rueda delantera y de lo que esta pisa que en la Strom.

Los contras son una considerablemente menor protección aerodinámica que yo hoy he notado particularmente. El viento me daba muy directo en los hombros y el casco, casi como en una naked. Solo el pecho se libraba, gracias a la cúpula de burbuja que monta la Multistrada. Esto tiene como única ventaja que es más fácil ir rápido sin darse cuenta con la Strom (160 km/h por autovía sin despeinarse) que con la Multistrada (140 km/h con el viento golpeando fuerte), porque en esta el viento se encarga de avisarte de que vas rápido.

La Ducati tiene una conducción algo más deportiva (por sensible) que la Suzuki. Esto lo creo sobretodo porque es mucho más ágil y sensible a los movimientos que se hacen encima de la moto. En curvas, la Strom va sobre raíles, metiéndose y manteniendo la trazada de forma imperturbable y estable, siempre y cuando no hagas algo para variar esto. La Ducati es distinta. La metes en curva con facilidad, pero le tienes que decir por donde ir mientras estés dentro de ella. No mantiene la trazada tan noblemente como la Suzuki. También es verdad que es lógico porque, como he dicho antes, es más ágil y sensible, pero al menos en esta primera toma de contacto, sin conocer a ninguna de las dos motos, la Strom me dió más confianza. Tal vez la Ducati necesite más tiempo de adaptación, de conocerla y tomarla por la mano, y entonces es posible que sea tan efectiva (no sé si más, puede que sí) que la Strom. Lo que sí es cierto es que permite rectificaciones en la trazada con facilidad y sin problemas, al igual que la japo.

En cuanto al motor, desde luego no decepciona. Empuja con fuerza y tiene línea directa con el puño del gas. Los medios son brutales para el cubicaje y la potencia, y de nuevo esa sensación de acelerar “a mala leche” es indescriptible. Curiosamente, la Multistrada no tiene zona roja en el cuentavueltas, aunque claro, es tontería pretender llevar el motor más allá de la 10K rpm. Mantenerlo entre 5K y 9K es una verdadera gozada. Eso sí, me han extrañado (y no gustado, porqué no decirlo) dos cosas: la primera, la retención. Retiene muchísimo menos que el 650 de Suzuki. En la Strom, yendo a un ritmo normal, prácticamente no necesitas frenar para entrar en una curva, basta con cortar gas y la gran retención del motor es suficiente para bajar la velocidad y después “dejarla correr” en curva. Esto es excepcional.

Sin embargo, la Ducati no retiene de esa manera, y sí necesitas usar los frenos más a menudo. La segunda pequeña decepción han sido los bajos. Cuando intentas salir a bajas rpm, por ejemplo en 2ª a 2K vueltas (porque no te has llegado a detener en un semáforo que se acaba de poner en verde, por ejemplo), el 620 “tose” y vibra, y te da la sensación que te está protestando y que está sufriendo. No es nada exagerado, y la respuesta es buena y pronto sube 2K rpm más para entrar en la zona que le gusta, pero… la Strom no protesta nunca. Esto también hace que se use más el cambio en la Ducati, porque si intentas subir de vueltas desde muy abajo, las vibraciones y las protestas de la moto hacen que la experiencia no sea del todo agradable (más bien debería decir que no es exquisita, porque agradable sí es en todo el rango), y que prefieras bajar marcha antes que te vuelva a echar la bronca. Suzuki tiene en ese V2 de 650cc un motor difícilmente superable por nada ni nadie.

El tacto en general es más brusco en la italiana, menos refinado. Hay quien dice que esto es que la Ducati “transmite” más sensaciones que las “eléctricas” japos. Yo no lo creo así. La brusquedad o la falta de suavidad poco tienen que ver con las sensaciones. De acuerdo que esto, como todo, va a gustos, y habrá quien prefiera la brusquedad a la suavidad, el “pelearse” con la moto, el tener que domarla, a que esta sea una aliada y una amiga. Yo soy de los segundos, y en este aspecto, la suavidad, nobleza y estabilidad de la Strom me gustan más que la sensibilidad y brusquedad de la Multistrada.

En cuanto al cambio, no hay nada que objetar. No se cuantas cosas se han dicho del embrague Ducati y tal, pero lo dicho se refiere a ese embrague en seco que produce un ruido desagradable. La MTS 620 monta embrague en baño de aceite, y su funcionamiento es muy bueno. En realidad, me gustaría que el recorrido “neutro” de la maneta, antes de que empiece a empujar, fuese menor (entrara antes la potencia), pero eso ya es un tema de gustos personales que además supongo que tendrá fácil solución. No voy a comparar el cambio con el Suzuki, porque el japonés es verdaderamente mágico, lo mejor que he probado en mi vida.

En cuanto a usos, por ciudad la italiana tiene la única ventaja (y tampoco muy grande) de ser de tamaño algo más contenido que la japonesa, sobretodo más estrecha. A cambio, la Suzuki te da una suavidad de funcionamiento que en la urbe se agradece mucho, pero mucho, mucho. Los dos motores son muy adecuados en este entorno, porque ambos responden bien en cualquier situación.

En carretera, en una salida a hacer curvas, la Ducati es más deportiva, más brusca, más ágil y sensible, hay que hilar más fino con ella y estar más acostumbrado a ella. La Suzuki es una verdadera locomotora, estable y noble en cualquier circunstancia y también lo suficientemente ágil como para ir realmente rápido con ella en zona revirada. Su respuesta es más suave y te permite, a igual velocidad, una conducción más relajada que la italiana. Y en cuanto a contundencia, creo que la japonesa está un paso por delante de la italiana.

En viaje (y esto ya son deducciones y no experiencias), el poderío del motor japonés es superior. Y no me refiero solo a la caballería, aunque también (esos 5 cv más de la Suzuki representan, al final, un 8% más de potencia), sino al uso, a lo importante que es la suavidad y el confort de conducción en largos kilometrajes. Además, en estas circunstancias el tamaño extra y el carenado de la Suzuki hacen de ella una verdadera moto de largo alcance, mientras que en este aspecto la Ducati no creo que lo sea. Me explico: con la Ducati se puede ir al fin del mundo, por potencia, por… moto, sin problemas. Coño, si me fuí yo a Zamora desde Valencia con mi 125cc… Pero siempre hará sufrir más al que va encima que la Strom.

Joia dice que ha ido cómoda en la Ducati, y que cree que con ella podría viajar, pero estoy totalmente seguro que con la Strom iría aún mejor.

Mira, estaba hecho un lío, pero después de releer este mensaje antes de mandarlo, creo que me he contestado a mí mismo…

Anuncios

Acerca de Xavi (Motoret)

Una frase escuchada en un spot publicitario: "Cuando naces, todo el mundo ríe y tú lloras; ve y vive tu vida de forma que cuando mueras, tú sonrías y los demás lloren". Ver todas las entradas de Xavi (Motoret)

5 responses to “Ducati Multistrada 620, la hermana menor.

  • PoluxCriville

    ¿Qué quieres que te diga? Te veo más con la Strom, no es que sea más moto en general, o sí, no sé. Me baso en la opinión y experiencia de quienes la tienen sin dejarse llevar por la recurrida expresión: “lo mío es lo mejor -porque lo tengo yo-“; que eso último no lo dicen pero lo dejan caer, jajaajj

    Asi que “te vas” al trail de carretera… mú’bonito!! 😛

    V’SsS DoradaZzZ

    PóluxCrivillé

    • Xavi (Motoret)

      Ejem… parece ser que hay una pequeña confusión. Éste es un artículo que escribí el 25 de febrero de 2006, y que he recopilado en el blog 0:-). Sigo con mi Kawasaki Z750S por muchos años y más feliz que una perdiz XD.

      Siento la confusión 🙂

  • PoluxCriville

    jaajjajaj no me dio por mirar la fecha, la verdad, y eso que advertí varias entradas “antiguas” (Bandit, etc.) Tampoco era de extrañar con la respuesta que te diera alguien en FB con el “Suzuki Day”, jijiij Pero bueno, que no es excusa de mal pagador, 😛

    “Hayá” tú con la Susi que eliges jijiij

    V’SsS DoradaZzZ

    PóluxCrivillé

  • Adrian

    Se que esto es del 2006 y que ya no viene al cuento. Tambien he leido esto en un foro de ducatistas… Sin palabras…. Pero me apetece darte mi opinion como gran amante de motos, sean de donde sean.
    Pues bien, partimos de la base de que he probado las dos motos y me decanto sin ninguna duda por la Multistrada. Que por que? Muy simple, practico enduro desde joven y piloto de manera muy agresiva. La V Strom probablemente sea la moto mas comoda que he probado, es dulce, tranquila, no te da sustos….. Pero cuando pasas a la accion y conduces racing la ducati es simplemente LA OSTIA. reduciendo marchas buscamente es facilisimo hacer que derrape y entrar en las curvas es simplemente indescriptible. Esto viene dado a que la Ducati no es una moto de Trail, con su chasis, rueda delantera y posicion es una supermotard camuflada. Este tipo de motos se fabrican para gente como yo, que conduce como yo y que no tiene nada de aprecio por su integridad fisica como yo… En fin, si utilizara la moto para trayectos medios o largos con mi pareja, la V Strom seria una buena opcion. Pero como casi siempre voy solo y bailando…. Ducati.
    Un abrazo y gracias por el articulo

    • Xavi (Motoret)

      Hola, Adrián, gracias por tu comentario:

      No puedo estar más de acuerdo contigo, y suscribo todo lo que dices. Precisamente, recalco que lo que yo dije fue que la V-Strom se ajustaba mejor a mis necesidades, a lo que yo buscaba. Nunca dije que la Suzuki fuera mejor que la Ducati porque eso siempre va a depender de lo que se busque en la moto, como muy bien explicas. Soy un conductor tranquilo, que me gustan las salidas largas y los viajes (V-Strom) a diferencia del tipo de conductor que eres tú (Ducati).

      Hay una vieja máxima motera que dice que no hay moto mala, sino elección equivocada 🙂

      Un abrazo y gracias ti por pasarte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: